Ir al contenido principal

La Sopa



¿Qué mejor cuando uno no se encuentra bien que quedarse en cama y comerse una sopa para sentirse mejor?



Eso es lo que hacían nuestros abuelos, los abuelos de nuestros abuelos y decenas de generaciones antes que ellos.



Aunque la forma en que nos alimentamos ha variado enormemente y las teorías que asocian la medicina y la nutrición han cambiado de forma radical, la cocina para los convalecientes se ha mantenido constante durante siglos, según una investigación llevada a cabo por Ken Albala, historiador de la Universidad del Pacífico, en California, Estados Unidos.



Ya en el siglo XII, los médicos recomendaban sopa de pollo -conocida como la 'penicilina judía'- para combatir la gripe. El instinto de los médicos de antaño era correcto: es cierto que este alimento actúa como antiinflamatorio en los pacientes con gripe.



El mismo consejo era impartido en el siglo XVI, donde el sentido común recomendaba darle a los enfermos 'comida liviana, nutritiva, restauradora y de fácil digestión'.



Desde el punto de vista de la nutrición, los beneficios son obvios: una buena sopa nos permite digerir los nutrientes que necesitamos, sobre todo si estamos mal.



Infancia



No obstante, lo que señala el estudio de Albala, es que el atractivo de la sopa no tiene necesariamente una base científica sino que se debe, en gran parte, a que se parece a la comida de bebé.



Ambos alimentos son nutritivos y fáciles de digerir y la forma en que se preparan hace que estén 'predigeridos', antes de servir.



'La idea de qué deben comer los convalecientes es similar a la de qué se les da de comer a los bebés: es un alimento nutritivo, pero su digestión no requiere gran esfuerzo', dice Albala. 'Lógicamente tiene sentido. Es, definitivamente, una forma de hacernos sentir bien y de regresar a lo más básico'.



Los vínculos psicológicos que establecemos con la comida se originan en la infancia, dice la psicóloga, especialista en alimentación, Christy Fergusson.



'Es una conexión que hacemos a nivel inconsciente a medida que crecemos, por eso cuando queremos sentirnos bien buscamos lo que nos hubiese dado nuestra madre'.




'Con el tiempo construimos asociaciones con las comidas y se va creando una sensación de conexión con nuestro hogar. Definitivamente existe un vínculo entre lo que entendemos como cálido y la comida que nos hace sentir bien', explica Fergusson.




Para los problemas, sopa



Algo que sorprendió a Albala durante su investigación es lo parecidas que son las antiguas recetas de sopa a las que figuran en los libros de cocina contemporáneos. Los ingredientes y las técnicas son iguales.



Diana Henry, chef y escritora, también coincide en que la sopa es uno de los pocos platos cuyas distintas recetas se han pasado de generación en generación, por razones emocionales.
'Uno le da sopa a la gente cuando está atravesando momentos difíciles, hay algo en ella que te hace ofrecerla en situaciones problemáticas'.



Diversas recetas de sopa de pollo se incluyen en una serie de libros de cocina.



En un libro portugués de 1758, por ejemplo, hay una receta 'reparadora' de sopa de pollo y perdiz. El pollo es también un ingrediente clave en los caldos de 'Cómo cocinar para lo enfermos y convalecientes', un libro publicado en 1901.



Sopa completa

La sopa cubre todos los aspectos: el psicológico, el fisiológico y el nutricional, explica Azmina Govindji, dietista y portavoz de la Asociación Dietética Británica.



Cuando sientes lástima por ti mismo, necesitas ser reconfortado psicológicamente. En términos de nutrición, te mejoras si ingieres líquidos en forma de sopa. Y, fisiológicamente, es un vehículo para adquirir los nutrientes esenciales de los vegetales'.



Y, aunque las sopas caseras son consideradas las más nutritivas, hoy día es fácil conseguirlas en supermercados y en cadenas de sándwiches y comidas rápidas.




BBC Mundo.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pan de Maíz con Guineo Maduro.

Entre Cubiertos /Ruth Carrasco.



2- Tazas de harina de maíz 
1 -Tazas de harina de trigo
2 -Cucharaditas de polvo de hornear
½ -Cucharadita de canela en polvo
½- Cucharadita de nuez mocada en polvo
1-1/2 -Tazas de azúcar
1/8 -Cucharadita de sal
½ -taza de aceite de oliva
2 -tazas de Leche 
3 -Huevos batidos
3-Guineo hecho puré
1- cucharadita de vainilla
La ralladura de un limón
1- taza de pasa sin semilla


En un bol Combina los ingredientes secos mezclamos bien y reservamos.

En otro bol añadimos el aceite y la azúcar batimos a disolver bien la azúcar, agregamos los huevos, la Leche, vainilla y el puré de guineo  mezcla bien con movimientos envolventes, vertemos las pasas. 

Vierte la mezcla en molde previamente enmantequillado. Preferiblemente un  molde para pan.

Lleva al horno precalentado a 350ºF por 45 minutos.  Ya pasado su tiempo de cocción  retire el molde  a una rejilla y deje que el pan se enfríe en el molde.

Deja refrescar, desmolda y sirve
12 porciones




LOS ELEMENTOS DE NAVIDAD Y SU HISTORIA ..

Entre Cubiertos-Ruth Carrasco.

LA HISTORIA DEL ARBOL DE NAVIDAD . (ARBOLITO )

Es posible que el primer árbol de Navidad, como le conocemos en la actualidad, se registre en Alemania, donde se implantó por primera vez en 1605 para ambientar el frío de la Navidad, comenzando así su difusión. A Finlandia llegó en 1800, mientras que a Inglaterra lo hizo en 1829, y en el Castillo de Windsor se vio por primera vez en 1841, de la mano del príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria.[2]

La costumbre de adornar el árbol navideño en los hogares españoles fue traída en el año 1870 por una mujer de origen ruso llamada Sofía Troubetzkoy, que después de enviudar del duque de Morny, hermano de Napoleón Bonaparte, contrajo segundas nupcias con el aristócrata español Pepe Osorio, el Gran Duque de Sesto, uno de los mayores promotores de la Restauración borbónica que permitió a Alfonso XII reinar.

Por ello, parece ser que la primera vez que se colocó un árbol navideño en España fue en Madrid, durante las N…

Locrio de chuleta Ahumada .

Entre Cubiertos /Ruth Carrasco.


1 libra de chuletas ahumadas, picadas en cuadritos 2cubitos maggi Benebien .
1 pizca de pimienta.
1 pizca de orégano. 

1 cebolla  picada. 3 dientes de ajo majado.1 pizca de cominos.

1 taza de maíz en grano .
1 libra de arroz. 
3 taza de agua   . 1 cucharada  de aceite oliva. 1 cucharada de perejil picado. aceite para freír los plátanos.