Para todo Mundo

martes, 3 de mayo de 2011

Avena, sana y Deliciosassssssssa.

La podemos considerar como la reina de los cereales. Es un alimento excelente para la salud y con propiedades para la piel. Haz tus propias mascarillas de avena y disfruta de todos los beneficios de este cereal.

Su impacto la estética y en nuestro organismo convierten a la avena en un cereal preciado. Es uno de los cereales más benéficos para el funcionamiento de nuestro sistema digestivo y una gran aliada de la belleza de nuestra piel. Cuenta con minerales como el magnesio, zinc, calcio y hierro y vitaminas como la B1, B2 y vitamina E.


Este cereal también contiene una gran cantidad de carbohidratos de fácil absorción, sodio, potasio, calcio y fósforo, entre otros.

Sus principales propiedades son:


- Su fibra absorbe toxinas del cuerpo y regula el metabolismo.
- Elimina el exceso de colesterol malo que circula en la sangre y aumenta el bueno.
- Por su contenido de potasio y bajo contenido de sodio, reduce la tensión arterial.
- Favorece la digestión, trata la gastritis, estreñimiento y disfunciones hepáticas.
- Ideal para cuidar el corazón.
- Su consumo promueve la sensación de saciedad por eso evita los atracones de comida.
- Gracias a sus fibras insolubles como solubles, aumenta el tránsito intestinal ya que suaviza la mucosa gástrica.
- Es un diurético natural, ya que ayuda a reducir la acumulación de líquido en el cuerpo mientras que ayuda a reducir los kilos.
- Es buena para quienes padecen de insomnio.

¿Cuándo y cómo consumirla?


La avena en harina o en hojuelas se puede tomar habitualmente preparada con leche, agregada en frutas o mezclada con yogurt. También la encontramos en galletas, granola o en panes, entre otras preparaciones. El mejor momento del día para ingerirla es en el desayuno ya que, como aclaramos antes, genera una sensación de saciedad durante una horas y evite que piquemos entre comidas.

Para una piel lozana ;


La avena cuenta con un sistema de esponjas minúsculas naturales que cumplen la función de absorber las impurezas del cuerpo, por eso es muy usual encontrarla en tratamientos dermatológicos, ayudando a la piel hipersensible, seca, con dermatitis o irritada puesto que la suaviza, descongestiona y previene la aparición de prurito. Tiene, además, lípidos que absorben el agua lo que se traduce como la hidratación de la piel y genera una capa protectora de las agresiones del exterior.


- Para la pieles grasas o secas las mascarillas de avena son ideales. De forma casera puedes preparar la tuya. Úsalas entre1 ó 2 veces por semana para notar los cambios.


- Piel grasa: Cocer tres cucharadas de avena en harina en agua. Luego colar el líquido resultante y aplicarlo con pañitos sobre el rostro. Esperar 30 minutos y enjuagar con agua tibia.


- Piel seca: Mezclar algunas cucharadas de avena en harina en leche. Colar el líquido y aplicarlo durante diez a quince minutos. Aclararlo con agua fría.